Ermita Virgen del Río Talaván

Talaván

TALAVÁN, enclavado en el espacio geográfico conocido como “Los Cuatro Lugares” junto a Monroy, Santiago del Campo e Hinojal.

En el I milenio a.C. existía ya ocupación humana sobre este territorio apareciendo así el  Castro El Castillejo de la Torrecilla.  En el año 1167, Fernando II de León conquista la villa y la fortaleza de Alconétar y la entrega a los templarios en recompensa por su eficaz ayuda. Más tarde, aparece un documento fechado en 1790  hace constar entre otros datos el dominio temporal que sobre la villa tenía el Conde-Duque de Benavente o la explicación de la importancia que para la localidad constituían las entonces denominadas “barcas de Talaván”. La existencia de las barcas de Talaván, único medio para cruzar el caudaloso río Tajo, fue un elemento destacado en la actividad económica de la villa.

Por su parte en el año 1913 apareció en Talaván, mientras se construía la carretera hacia Cáceres, una gran piedra granítica con una figura de la diosa Eberóbriga. También existió un poblado prerromano en una zona conocida como Quiebracántaros donde se han hallado restos de cerámicas decoradas. Al pie de este promontorio encontramos la Fuente de La Breña, donde aparecen ejemplos de esculturas antropomorfas prerromanas. La historia de Talaván ha estado sin duda, unida siempre al aprovechamiento de sus recursos, nos referimos al caso concreto de la finca de Camacho.

Fuente La Breña

¿QUÉ VISITAR?

Iglesia de Nuestra Señora de la Asunción. Construida entre los siglos XV y XVI. Encontramos numerosas marcas de cantero en sus muros. Por toda su cornisa de la fachada norte, corre un friso esgrafiado con distintos motivos: corazón asaetado símbolo de San Agustín, cruces en aspas, representaciones faunísticas…

Mantiene restos de pintura mural del siglo XVIII en la cúpula semiesférica de época barroca que se encuentra junto a la Epístola a base de angelotes músicos entre nubes y rayos de luz que nacen de la clave.

La pieza más importante es su pila bautismal de estilo gótico con taza decorada a base de círculos  muy esquemática. Situada actualmente en el Altar Mayor.

Fuente la Breña. Situada en el casco urbano. Su origen está relacionado con el trasiego de ganados mesteños, al encontrarse en el trazado de la Vereda del Camino Real de Castilla. Tuvo una gran importancia en la población debido a la buena calidad de su agua, a la que se atribuía propiedades medicinales. En la misma, aparece la inscripción “MARCO 161Z”.

Ermita de Nuestra Señora Virgen del Río. La ermita que hoy vemos, es un edificio de nueva planta en su totalidad, levantada en 1971. En ella se encuentra la imagen de la Virgen del Río fechada en el siglo XVI, y es la misma imagen que se encontraba en la originaria ermita, que curiosamente estaba edificada en la otra orilla del Tajo, actualmente bajo las aguas del río. Por entonces, los talavaniegos cruzaban a la virgen en barca, para llevarla al pueblo.

Cuando baja el nivel de agua del embalse, es muy frecuente ver asomar sobre las aguas, la cúpula y la espadaña de la antigua ermita que aún se mantiene en pie. Desapareció bajo las aguas al construirse el pantano de Alcántara

Ermita de la Virgen de la Soledad. Ubicada en lo alto del Cerro del Calvario, desde el que se puede observar todo el municipio, además de una vistas impresionantes del Parque Nacional de Monfragüe al fondo. La ermita se construyó en 1969.

Cementerio viejo. Se encuentra en la zona norte del pueblo, y fue utilizado como tal hasta que fue construido el cementerio nuevo. Su origen se halla en la Ermita del Cristo del Egido, popularmente conocida como del Santo Cristo.

En su interior aún se conservan pinturas al fresco sobre su bóveda y muros con tramas de distintos esgrafiados con motivos vegetales y geométricos y cabezas de querubines infernales alados, símbolos eucarísticos, de los que parten hojas que se reparten por todo el espacio. Estos querubines alados que hemos mencionado son conocidos como “los condenados” de Talaván o “ángeles malos”. Corre una inscripción que hace alusión al sacrificio de Cristo que fecha las pinturas al fresco: “OBLATUS EST QVIA. IPSE VOLUIT. ET PECCATA NOSTRA. IPSE. PORTAVIT E SAIES. SB MARZO 15 DE 1628 ANOS” (del libro bíblico del profeta Isaías 52.13).

 Castro El Castillejo. Durante la Edad del final del Bronce es cuando aparecen los castros ribeños, con asentamientos en alturas de fáciles defensas escondidos y camuflados en el paisaje. A este periodo pertenece este castro del Castillejo con indicios del Calcolítico. La necrópolis en este castro no se encontró, solían estar a unos 200 metros del poblado. Con la llegada del Imperio romano desaparecen sus habitantes.

Puentes de Don Francisco. Puentes construidos en el siglo XVI por el cantero Juan Catalán, vecino de Garrovillas de Alconétar y financiado por don Francisco de Carvajal y Sande, El Arcediano, para utilizar el antiguo camino de Talaván que llegaba a Plasencia y evitar el viejo puente de Alconétar.

PARA LOS AMANTES DE LA NATURALEZA

Embalse de Talaván. Declarado ZEPA, es una de las Áreas Protegidas de Extremadura, dentro de la Red Ecológica Europea Natura y muy próximo al enclave del Parque Nacional de Monfragüe.

La grulla, es el ave que más destaca en la zona, y su llegada y descanso en las aguas del pantano, se convierte en un auténtico espectáculo. Llegan huyendo del gélido invierno de los países nórdicos buscando la riqueza paisajística del entorno, fijándose como habitantes de la localidad durante los meses otoñales.

Existen dos miradores, uno de ellos en el antiguo puente, y al otro se puede acceder a pie o en coche, bordeando el pantano.

Fuentes de Talaván. Talaván posee una gran riqueza de agua, lo que demuestran las numerosas fuentes que existen en el pueblo:

Fuente de las Acciones

Caño de la Gota

La Breña (nombrada anteriormente)

Fuente del Guijo

El Pilón del Pilar

El “Plalabal” (Prado del Abad)

Fuente del Regajo

FIESTAS TRADICIONALES

Las Candelas. Tradicional celebración que tiene lugar el 2 de febrero, donde las Purificás, jóvenes vestidas con el traje típico regional y mantilla blanca sobre la cabeza, entran en la iglesia coreando letrillas antiquísimas acompañadas únicamente de una pandereta, para posteriormente realizar diferentes ofrendas, destacando la rosca de piñonate.

Los Carnavales. Concurso de disfraces y otro tipo de actividades festivas completan el colorido programa de esta localidad durante el Carnaval.

La Semana Santa. Se cuenta con un gran fervor en la población, siendo una de las procesiones más veneradas, la procesión del Encuentro.

Romería de la Virgen del Río. A finales del mes de abril, los lugareños y forasteros se reúnen junto a su ermita para disfrutar de un día de convivencia junto a otras actividades con gran tradición en la población, como los festejos taurinos y el tiro al plato.

Descenso del río Tajo. A finales del mes de agosto se celebra una auténtica actividad de turismo activo  con  descenso en piragua que discurre por el río Tajo desde el puente de Serradilla hasta la ermita de la Virgen del Río de Talaván con un itinerario aproximado de 15 km.

Fiestas Patronales en honor a la Virgen del Río.  En los primeros días de septiembre (próximos al 8 de septiembre), comienzan las Fiestas o “Los Toros”. Importante destacar la cena del Toro, que se celebra desde 1992. Se trata de un verdadero acto de hermandad, en el que todo el pueblo y visitantes comparten mesa en la antigua Plaza de Toros para degustar la carne de los toros que han sido lidiados durante los festejos taurinos.

Romería de la Virgen de la Soledad. Se celebra desde el año 2005 con varios actos religiosos en honor a la virgen de la Soledad durante el puente del Pilar (12 de octubre).

 El Carboteo. El 1 de noviembre, los lugareños se desplazan al campo para disfrutar con sus amigos de un día de convivencia y asado de castañas.

 SUS SABORES

Arroz con liebre y la sopa de tomate de la huerta, el frite y caldereta de cordero y de cabrito, el cochinillo, el escabeche de patata, sin olvidar los tradicionales productos de la matanza del cerdo, son algunos de los platos más conocidos de Talaván.

En cuanto los sabores más dulces, destacan los coquillos y las floretas de miel, las cañas de azúcar y canela, las roscas fritas o los bollos de leche, que conquistarán los paladares más exigentes.