Villa del Rey

Villa del Rey

VILLA DEL REY, antigua villa de realengo perteneciente a la Orden de Alcántara. En su término municipal se diferencian dos grandes superficies, por un lado los llanos con una altitud media de 36 metros y por otro lado un paraje de riberos con riachuelos que desembocan en el Tajo.

Cuenta con una población de unos 176 habitantes aunque en el siglo XIX llegó a tener hasta 876 habitantes.

Merece la pena pasear por sus recoletas calles, de profundo sabor rural, encontrando restos de la arquitectura popular y alguna que otra chimenea típica, visitar la Iglesia de Santiago y sus famosos Molinos de Cabra, lugar de interés etnográfico, además de la intrínseca belleza del paisaje dominado por los berrocales y el curso del arroyo Jartín.

Baile del Cordón en Villa del Rey

¿QUÉ VISITAR?

Arquitectura popular. Casas de una o dos plantas, hechas en mampostería enfoscada y cubiertas de tejas árabes y chimeneas. Además desde la carretera Brozas-Alcántara se puede apreciar un singular bohío muy bien conservado, construcción abundante en la zona.

Iglesia de Santiago. Se trata de un edificio renacentista construido en el siglo XVI, cuya fachada está orientada al oeste, con el campanario a los pies, situado a la izquierda de la misma,  en el que podemos observar  dos partes bien diferenciadas, tanto en su estilo como en sus materiales. El presbiterio es de sillería y se cubre en el interior con bóvedas de tercelete, mientras que la nave de mampostería se cubre con bóveda de cañón ligeramente apuntada con lunetos. En el lado de la epístola hay adosada una capilla, cubierta con bóvedas de cañón, y la torre. En el retablo mayor, de estilo clasicista de finales del siglo XVI, se conserva una importante pintura al fresco atribuida a Juan de Ribera. En el interior del templo podemos encontrar, además, varias piezas de orfebrería religiosa entre las que hay que destacar tres piezas de plata: un cáliz en su color, una cruz procesional y una custodia de sol en su color.

Molinos de Cabra. Situados próximos al arroyo Jartín y el embalse García,  han sido declarados Lugar de Interés Etnográfico.

Los Colmeneros y los Bujíos. Elementos característicos de su entorno siendo viviendas pastoriles que se extienden por otras zonas de la comarca.

PARA AMANTES DE LA NATURALEZA

Todo el entorno de la localidad es un observatorio natural de garzas, garcetas o grullas en sus charcas, que buscan su sustento en la dehesa de encinas y en los arroyos y charcas tenqueras: Charca de García de Belvís y la Charca y el lavadero de Cueto.

La charca de García de Belvís y el Molino de García, cuenta con una de las presas más antiguas de la comarca, datada en 1764, donde se pescan tencas y pardillas, además de utilizarse como zona de baño. El embalse se construyó en el cauce del río Jartín, en una depresión propicia del terreno para detener su cauce. Construida con mampostería de granito y con sólidos contrafuertes que aseguran su robustez, responde a los tipos más usuales de Extremadura, de gravedad. El molino está adosado al paramento de la obra y en su parte central o coronación tiene planta rectangular alargada. Del centro del edificio de molienda sale un canal por donde el agua era devuelta del rodezno al cauce del arroyo.

La charca y el lavadero de Cueto. La charca cuenta con una presa que es un muro ondulado de sillares de granito y ladrillo. Aguas abajo de la presa se encuentran los restos del edificio del lavadero, capilla y casa que han sido reutilizados como establos. De las grandes naves del lavadero sólo se conserva su trazado en planta y los grandes arcos apuntados de ladrillo. En la parte posterior se mantiene el corral del ganado. Muy cercano a éste existe una caseta de planta rectangular con dos habitaciones y chimenea asociada a zahúrdas. La gente del lugar recuerda este edificio siempre en ruinas, aunque se utilizó como lavadero de lanas y como molino de harina. Aguas abajo de esta presa existe otra más pequeña, y a pocos metros se encuentra el molino de Pantrigo.

FIESTAS TRADICIONALES

Festividad de San Blas se celebra el 3 de febrero, destacando la Danza del Cordón, que consiste en una danza de gran arraigo popular donde se baila alrededor de un palo del cual salen cintas. Cada danzante sujeta la suya al ritmo de la música, tejen un trenzado y destejen.

Fiestas del Emigrante. Fiestas veraniegas durante el mes de agosto, en honor a los villariegos que emigraron para trabajar lejos de su pueblo.

Matanza Popular. Tiene lugar el sábado anterior a la llegada de Semana Santa, donde vecinos de la localidad y visitantes comparten un día de convivencia poniendo en valor la matanza tradicional del cerdo y degustando las delicias gastronómicas que ofrece este animal. Romería de San Blas. El primer sábado del mes mayo en la dehesa boyal de la localidad los lugareños se reúnen para disfrutar de su tradicional romería en honor a San Blas.

SUS SABORES

Entre sus platos más destacados se encuentran los elaborados con carne de cordero, como la caldereta o la preparación de sus callos. Entre otros, el buche con berzas, las migas con torreznos, chanfaina con patatas y las tencas fritas. También los productos derivados de la matanza del cerdo, y la morcilla de sangre con hortelanas. Entre sus postres y dulces, mencionar las mormenteras, las empanadas de huevo, mantecadas y perrunillas.