Puente de Alcántara

Alcántara

ALCÁNTARA, antigua villa de realengo, declarada Bien de Interés Cultural como sitio histórico, está situada junto al río Tajo lo que condicionó su historia como enclave fronterizo. Casi sin vestigios arqueológicos de sus primeros asentamientos humanos que debieron ocurrir en el Paleolítico, es ya entre la transición del Neolítico al Calcolítico cuando encontramos el Menhir del Cabezo y medio centenar de dólmenes pertenecientes al fenómeno del Megalitismo con ajuares funerarios muy ricos y grabados rupestres. Pero si una época histórica tuvo una gran relevancia para Alcántara fue el poblamiento romano, siendo una muestra de ello su monumental Puente romano, una obra de ingeniería dedicada al emperador Trajano, que fue  paso estratégico con la frontera portuguesa y testigo de diferentes acontecimientos bélicos. El paso de árabes y cristianos y ser sede de la Orden de Alcántara, utilizándose para tal fin el Conventual de San Benito (utilizado también por el ejército napoleónico como cuartel general durante la Guerra de la Independencia), se ve reflejado en sus impresionantes murallas (restos de una fortaleza árabe junto al puente romano que responde a la estructura de las alcazabas musulmanas), palacios y casas solariegas como Palacio de los Topete Escobar, Palacio del Barco, Palacio de los Roco-Campofrío, Casa de los Oviedo, Casa de los Cabrera, casas modernistas del siglo XIX y edificios religiosos como las Iglesias de San María de Almocóvar, la de San Pedro de Alcántara e Iglesia de la Encarnación Antigua, las Ermitas de los Remedios, de Santa Ana, de San Antón, de las Angustias, de la Encarnación y de Nuestra Señora de los Hitos o Conventos como el de San Bartolomé rehabilitado como alojamiento turístico. Forma parte también de la localidad alcantarina Estorninos, considerado ya como un barrio de Alcántara, donde destaca la Iglesia de Santiago Apóstol, al igual que su espectacular entorno natural con el paso del río Tajo, presentando en unas de sus laderas una colina que domina el territorio con unas vistas espectaculares del embalse de Alcántara y conocida como El Balcón del Mundo, la Cantera del Cabezo, apta para el baño, el Cañón del río Erjas, aguas arribas del Puente fronterizo de Segura, la Peña Buraca y el Parque Natural y Reserva de la Biosfera Tajo Internacional.

Conventual San Benito

¿QUÉ VISITAR?

Dólmenes y Menhir El Cabezo. Estos monumentos funerarios son muy abundantes al oeste de la provincia cacereña, en la Raya con Portugal. Datados entre el Neolítico y el Calcolítico, los dólmenes tuvieron asociados ricos ajuares: ídolos, vasos campaniformes o vasos cerámicos.

Puente romano. Monumento Nacional y Bien de Interés Cultural. Se trata de uno de los puentes romanos más importantes del mundo, de 194 metros de longitud, 71 metros de altura y 8 metros de ancho, con seis arcos de medio punto apoyados sobre cinco pilares apreciándose tajamares en los tres centrales. Construido en época de Trajano, en el siglo II, por el arquitecto romano Cayo Julio Lacer, en la vía que comunicaba Norba (Cáceres) con Conimbriga (Portugal). Al ser de vital necesidad para las comunicaciones, fue objeto de varias destrucciones por razones militares.  Se trata de un conjunto de tres elementos romanos: el puente, el arco honorífico y el templo romano.

Conventual de San Benito. Monumento Nacional y Bien de Interés Cultural. A comienzos del siglo XVI se concede el Real Privilegio para la construcción de un nuevo edificio que será sede de la Orden de Alcántara. Se sucederán diversos arquitectos como Pedro de Larrea o Pedro de Ibarra. Destacan la Capilla mayor con armas de Carlos V, y las capillas de Frey Nicolás de Ovando y Frey Diego de Santillán. A la derecha se abre la denominada Galería de Carlos V, extraordinario ejemplo del renacimiento español. La iglesia, dedicada a la Inmaculada Concepción es de trazas renacentistas. Consta de tres naves; dos escudos de Carlos V presiden la nave central, las laterales se corresponden con las capillas de los Comendadores Diego de Santillán y Nicolás de Ovando. En el lado de la Epístola, la Capilla del Comendador de Piedrabuena y en el lado del Evangelio, la sacristía con su original escalera de caracol.

Iglesia de Santa María de Almocóvar. Bien de Interés Cultural. Edificada entre los siglos XV y XVI, sobre una antigua mezquita musulmana. Su fachada contiene una de las portadas más bellas del románico extremeño. En el interior destaca el sepulcro de alabastro del Comendador Antonio Bravo de Jerez, de 1564, procedente del Convento de San Benito y la pila bautismal de San Pedro de Alcántara, del siglo XV. Merecen ser destacadas cinco tablas de Luis de Morales. La iglesia sufrió varias remodelaciones en los siglos XV- XVI- XVII. El estado actual  del interior del templo es fruto de estas remodelaciones. En la actualidad consta de una sola nave, cuyos tramos están cubiertos por bóvedas de cañón separados  por arcos fajones. Parte de la  Capilla Mayor es obra de Pedro de Ibarra, en cuyo presbiterio nos encontramos con un retablo barroco del siglo XVII.  En el lado de la Epístola, nos encontramos también con la pila donde fue bautizado San Pedro de Alcántara.

Iglesia de San Pedro de Alcántara. Templo de estilo barroco. En  este mismo lugar nació en 1499 Juan Garabito Vilela de Sanabria, el que tras su ingreso en la Orden Franciscana sería conocido como Fray Pedro de Alcántara. De su interior destacan dos retablos barrocos, el del Altar mayor y el lado del Evangelio que se corresponde con la capilla natalicia construida sobre la habitación donde nació el Santo.

Iglesia de la Encarnación Antigua. Construcción del siglo XV popularmente conocida como “Las Monjas”, debe este nombre al convento anexo a ella que habitaron las Monjas Comendadoras de la Orden de Alcántara.

Convento de San Bartolomé. Construido en el siglo XV, también es conocido como Convento de Francisco, instalándose la Orden de San Francisco en sus dependencias en 1493. Fue donación del Marqués de Buscayolo, que se declaró su mayordomo y patrono colocando sus armas en la fachada principal. Los frailes franciscanos lo abandonaron durante las guerras napoleónicas, refugiándose en el actual Conventual de San Benito. Desde esta época sirvió para diversos usos, el último de ellos como fábrica harinera llegando a la ruina casi total del edificio. Fue adquirido por la Junta de Extremadura, convirtiéndolo en la actual Hospedería Conventual de Alcántara.

Ermita de la Virgen de los Hitos. Posiblemente ya existía en el siglo XIII, aunque tras las guerras con  Portugal la ermita fue destruida al explotar un polvorín instalado en ella. No se vuelven a tener noticias hasta 1768, año en que se reedificó en el mismo enclave. Junto a ella se realiza la romería en honor a la patrona de la localidad, la Virgen de los Hitos.

Hospital y capilla de Nuestra Señora de la Piedad. El Hospital estaba construido en mampostería de pizarra y sillería de granito y la capilla, construida en el siglo XVI es un buen ejemplo de la arquitectura renacentista destacando su portada construida por el escultor Guillen Ferrant.

Otros edificios religiosos: Ermita de la Piedad, Pedro de Ibarra realizó la bóveda plateresca, Ermita Nuestra Señora de la Encarnación, destaca una bella portada renacentista, Ermita de San Antón, Ermita de Santa Ana, Ermita Nuestra Señora de los Remedios, Ermita de Nuestra Señora de las Angustias y  Ermita Nuestra Señora de la Soledad, según Pedro Barrantes Maldonado fue la sinagoga del barrio judío en el que se ubica.

Ayuntamiento. Construido en tiempos de Felipe III, el estado actual del edificio es fruto de las remodelaciones sufridas posteriormente.

Arco de la Concepción. Esta puerta del siglo XVII es la única que conserva el recinto amurallado de Alcántara. Destaca la hornacina que albergó a la Virgen de la Concepción y el Escudo de Felipe III.

Fuente del Pilar. Construida en 1594, de estilo herreriano, fábrica de granito y remate en frontón triangular. Cumplía funciones de aprovisionamiento de agua.

Bujíos. Construcciones circulares de piedra, refugio de pastores y almacén de cereales y aperos.

Aljama Judía. La población hebrea debió ser muy numerosa pues aparece documentada como Aljama en 1488. El barrio judío se sitúa en torno a la sinagoga, con calles estrechas y empedradas y casas encaladas de dos plantas.

Murallas. La situación estratégica y el paso obligado por el Tajo, dan sentido a la construcción defensiva. Se distinguen claramente dos fortificaciones: la “alcazaba” árabe y el recinto amurallado de época moderna.

Casas solariegas y palacios: Casa de Bernardo de Aldana,  Casa de los Aldana, Casa de los Arias QuintanaDueñas, con enterramiento familiar en iglesia de Santa María de Almodóvar, Casa de los Perero, Casa Vélez Suárez, Palacio de los Topete Escobar, Casa de los Cabrera, Casa de los Pacheco, Palacio de los Barco, esta casa solar es una muestra  del auge constructivo promovido por la rica nobleza y el clero asentados  en Alcántara, Casa de la Clavería, en ella vivía el Clavero, encargado de la custodia de las llaves del convento y del archivo, Casa de los Barrantes Maldonado, una  de las familias más antiguas de Alcántara, Palacio de los Roco Campofrío, en la actualidad en estado ruinoso pero cuya monumental fachada indica la importancia en el pasado de este linaje, Palacio de los Marqueses de Torreorgaz, destacan los escudos heráldicos de las familias Aldana, Zúñiga, Rocha, Ovando y Aponte y Casa de los Oviedo, conocida popularmente como “Casa de los Calderones”, por el caldero que hay en los escudos de su fachada; la heráldica en cambio, atribuye el linaje a los Oviedo.

Casas Modernistas. A finales del siglo XIX el Modernismo se extiende como movimiento artístico por toda la geografía nacional, a Extremadura llegará en fechas más tardías. Los promotores de estas obras fueron la burguesía local. Las portadas y balcones de las casas presentan detalles muy cuidados y con materiales como el yeso y la forja. Los motivos decorativos predominantes son florales, formas curvas y figuras femeninas. La parte superior de estas casas se remata en algunos casos con balaustrada y otros con terrazas cubiertas, sobresaliendo en sus tejados claraboyas y chimeneas.

PARA AMANTES DE LA NATURALEZA

El entorno natural de Alcántara es de singular belleza paisajística e invita a la realización de rutas de senderismo y cicloturismo, a la práctica de caza, pesca birdwatching, piragüismo u otro tipo de actividades acuáticas. Está compuesto por ecosistemas ricos y de gran valor ecológico. Su fisiografía está condicionada por la presencia de los valles del Tajo, Alagón y rivera del Erjas, los cuales se encuadran un macizo montañoso central.

Dentro del término municipal de Alcántara se enmarcan varios espacios naturales:

El Parque Natural y Reserva de la Biosfera Tajo Internacional. Declarado ZEPA y Parque Natural, donde se pueden distinguir tres ecosistemas diferentes: bosque mediterráneo, dehesa y ecosistema de carácter rocoso donde especies como la cigüeña negra, el buitre leonado, el alimoche, el águila real y buitre negro encuentran aquí un lugar adecuado para reproducirse. El parque natural tiene la finalidad de contribuir a la conservación de sus ecosistemas y valores naturales y favorecer el mantenimiento de los usos y aprovechamientos tradicionales, así como los usos educativos, científicos, culturales, recreativos y socioeconómicos que sean compatibles con la protección del espacio. Tal es la importancia de este espacio natural, que se ha creado un Centro de Interpretación del Tajo Internacional, que cuenta con diferentes elementos interpretativos y audiovisuales y actividades para la divulgación y puesta en valor del mismo.

También hay que destacar el Embalse de Alcántara situado en el Tajo. Esta inmensa presa llega prácticamente desde la frontera con Portugal hasta el Parque Natural de Monfragüe. Curiosamente es más conocida por la localidad junto a la que se encuentra la presa que por el nombre de su constructor, el ingeniero José María Oriol.

El embalse de Alcántara fue construido en 1.969 por iniciativa privada y es el segundo embalse más grande de Extremadura después del embalse de la Serena, siendo la central hidroeléctrica de mayor producción en la región. Cuenta con una gran riqueza faunística y ornitológica.

Otro espacio de interés es la ZEPA Llanos de Alcántara y Brozas. Este enclave destaca por la presencia de una importante población de avutardas. Además de estos espacios naturales descriptos cabe destacar parajes de insólita belleza que permiten al visitante contemplar la naturaleza en estado puro, como el Cañón del río Erjas, la Represa y los Meandros del Jartín, la Peña de Santiago, la Peña Buraca, la Cantera del Cabezo, un hermoso lago idóneo para el baño con agua de manantial que ocupa el lugar de la antigua cantera que se utilizó para la construcción del Salto José María de Oriol y El Balcón del Mundo, un rincón insólito que ofrece unas vistas espectaculares del embalse, conjunto romano y villa de Alcántara.

FIESTAS TRADICIONALES

Matanza Tradicional. A finales del mes de febrero o comienzos de marzo, se puede disfrutar de una matanza popular en esta localidad, comenzando la jornada con la preparación de migas tradicionales y el sacrificio de los animales, continuando con la comida tradicional de matanza y finalizando el día con una degustación de prueba de cerdo. Todo ello acompañado por actividades para todos los públicos y actuaciones musicales,

Romería Virgen de los Hitos. Patrona de esta localidad, se ha celebrado esta romería desde hace siglos, el 25 de Marzo, trasladando su celebración al último sábado de este mes. Los vecinos se trasladan al santuario situado a 5 km de la localidad para acompañar a la Virgen de los Hitos con actos religiosos con ofrendas de romeros y un día de convivencia popular, donde está muy presente el caballo.

Semana Santa. Sus procesiones de origen medieval conservan a día de hoy rituales religiosos que invitan a lugareños y visitantes a acompañarlas y recorrer las calles de su casco histórico.

Feria. Se viene celebrando desde el año 1318, cuando el Maestre Suero Pérez, concedió a la villa, realizar una feria anual, que duraba 11 días. En 1336, el Maestre Ruy Pérez, consiguió del monarca Alfonso XI, que ampliara la feria 15 días. Hoy día, la feria se celebra los días 15, 16 y 17 de Abril con actividades lúdico-deportivas como capeas taurinas, juegos populares, espectáculos infantiles, verbenas populares…

Día de la Mormentera. Con esta celebración en el mes de junio,  se pretende poner en valor este rico dulce árabe con influencia judía a través de degustaciones, talleres, concursos de cocina…

Fiestas de Santiago. El 25 de julio los habitantes de Alcántara se trasladan a Estorninos para participar en la fiesta en honor a Santiago Apóstol.

Festival de Teatro Clásico de Alcántara. Desde 1984, los primeros días de agosto el Conventual de San Benito se convierte en escenario de grandes compañías de teatro. Además, las calles de la localidad se trasladan al pasado disfrutando así sus vecinos y visitantes de animación de calle, un mercado medieval, visitas guiadas nocturnas…

Fiestas de Verano. Entre los días 13 y 15 de agosto se programan capeas de toros, verbenas y todo tipo de actividades, que culminan con una comida popular de la carne de las vaquillas lidiadas.

Festividad de San Pedro de Alcántara. Comienza nueve días antes  al 19 de octubre. El último día de la novena los barrios y calles de Alcántara se llenan de iluminarias y hogueras, donde visitantes y vecinos se tiznan las caras con corchos quemados. El día 19 se reserva para la realización de actos religiosos en honor a su patrón San Pedro de Alcántara.

La Caracolá. Tradición gastronómica enmarcada dentro de las fiestas en honor a San Pedro de Alcántara es una cita popular donde todos sus participantes pueden degustar el tradicional guiso de caracoles con tomate.

SUS SABORES

La mesa alcantarina presenta una variada muestra de guisos tradicionales como el frite, la chanfaina, las patatas al rebujón, otros elaborados con pescado procedente del río Tajo y charcas cercanas destacando la tenca, los caracoles con “tomatá” picante que han merecido una fiesta en su honor, o productos de la matanza tradicional, destacando el buche que se cocina con coles y los boferos, mondongas o patateras. La cocina cinegética también es muy destacada en esta zona debido a la abundante caza y donde sobresalen platos como el arroz con liebre o el conejo estofado.

Pero si hay un tipo de cocina  que sobresale es la cocina conventual. Los franceses saquearon en 1807 la biblioteca de la Orden de Alcántara ubicada en el Conventual de San Benito, se llevaron el recetario de los monjes y lo pusieron en práctica en los fogones franceses. Productos de esta cocina son el bacalao monacal, la perdiz al modo de Alcántara, el faisán o el consomé entre otros.

Y para los paladares más dulces, en Alcántara se puede disfrutar de las mormenteras o monumenteras, singular dulce de arajú procedente de la cocina árabe y a la que se le ha dedicado un día especial, las puchas o los huevos soplaos, empanadas, mantecados de cajones, rosquillas de vino, fritohuevo y bolluelas.