bandeja-tencas

Según cuentan, el Emperador Carlos V se enamoró del sabor de la tenca a su paso hacia Portugal.
Y cuentan, que a partir de entonces, la tenca fue para siempre bocado de emperadores…

En la primera mitad del siglo XVI, el Emperador Carlos V, hizo famosas las tencas de Arroyo de la Luz en las fiestas que celebró en su viaje a Portugal; fiestas que fueron repetidas en diversas ocasiones por el Monarca y en las que la tenca siempre estuvo invitada. Siglos atrás, el Concejo de Trujillo solicitó tencas al de Brozas para repoblar sus charcas, lo que confirmaba la calidad de los peces de los embalses brocenses. Ya en el siglo XX, concretamente en el verano de 1989, comenzó una fiesta en la que al principio nadie confiaba. Se trataba de dedicar un día a la tenca, el pez que habita en las charcas de la comarca del oeste de Cáceres. Los pueblos que se aventuraron a organizar esta fiesta, fueron los de la conocida Ruta de las Chimeneas, bajo el amparo del Patronato de Turismo y Artesanía de la Diputación Provincial de Cáceres. Todos los pueblos se sumaron a la primera edición celebrada en Navas del Madroño: Brozas, Garrovillas de Alconétar, Alcántara, Villa del Rey, Aliseda, Arroyo de la Luz, Casar de Cáceres, Malpartida de Cáceres

Y cada año, los quince pueblos constituídos en la Mancomunidad Tajosalor, (Alcántara, Aliseda, Arroyo de la Luz, Brozas, Casar de Cáceres, Garrovillas de Alconétar, Hinojal, Malpartida de Cáceres, Mata de Alcántara, Monroy, Navas del Madroño, Piedras Albas, Santiago del Campo, Talaván y Villa del Rey)  han seguido celebrando conjuntamente y cada año en una localidad distinta, la FIESTA DE LA TENCA, declarada en 2001 de Interés Turístico Gastronómico por la Junta de Extremadura. La fiesta se celebra el último fin de semana de agosto, con la colaboración anual del Grupo del Acción Local Tagus, de la Diputación Provincial de Cáceres  y de la Junta de Extremadura.

El cultivo de este ciprínido, morador de las tranquilas y dulces aguas de las charcas de estos pueblos, ha sido fuente tradicional de ingresos y uno de los platos más solicitados de la gastronomía comarcal. En torno a la cocina de la tenca se ha fomentado toda una cultura social que ha propiciado la aparición de esta fiesta popular, en la cual se degustan las exquisitas tencas fritas. La Fiesta de la Tenca, una vez consolidada e institucionalizada, ha evolucionado para convertirse en un elemento unificador para los quince municipios que conforman la Mancomunidad de Municipios «Tajo-Salor», donde tienen cabida múltiples manifestaciones culturales y autóctonas.

Elementos esenciales en esta fiesta son la DEGUSTACIÓN DE TENCAS, los CONCURSOS DE PESCA y GASTRONOMÍA, y la entrega de la TENCA DE ORO a algún/a extremeño/a o institución relevante. El municipio anfitrión suma además a estas actividades, visitas turísticas, exposiciones, actuaciones de grupos locales, muestras de artesanía, mesas redondas, etc. que complementan una jornada gastronómica de carácter lúdico y cultural en la que el visitante puede disfrutar, en un ambiente festivo, con el colorido y la alegría de las casetas, donde en los calderos de aceite hirviendo se prepara el delicado manjar de las tencas fritas.