Día de la Luz

Arroyo de la Luz

Localidad de tradición alfarera que desde el siglo XVI viene realizando artesanalmente sus afamados cántaros, botijos y pucheros, de ahí su declaración como Ciudad de la Cerámica. Es Arroyo de la Luz una población con una fuerte carga histórica y cultural, con vestigios de épocas pasadas hasta la llegada de romanos, árabes y visigodos y culminando en la reconquista cristiana.
Destaca una de las joyas artísticas de la comarca, las veinte Tablas del Retablo de la Iglesia Parroquial de la Asunción, obra de Luis de Morales. En su entorno natural destaca la Dehesa de la Luz y humedales como la Charca Lancho y el embalse de Petit, ambos de gran valor medioambiental y paisajístico. En las afueras de la población, se alza el recientemente restaurado Convento de San Francisco del año 1570, y se extiende, la Dehesa de la Luz, un paraje de encinar extremeño donde se ubica el Santuario Nuestra Señora de la Luz, patrona de la localidad, que da nombre a su fiesta mayor, el Día de la Luz, de cuya celebración hay datos ya del s.XVI y que está declarada de Interés Turístico Regional. En el Día de la Luz, que se celebra tradicionalmente el Lunes de Pascua, se conjugan el amor y la devoción que en Arroyo se siente por la Virgen de la Luz y la pasión por el mundo del caballo.

retablo-juan-manuel-garca-acedo

¿QUÉ VISITAR?

Iglesia parroquial Nuestra Señora de la Asunción. Este conjunto que forman la iglesia y su retablo mayor están declarados Monumento Histórico Artístico Nacional desde 1981. Construida a finales del siglo XV y principios del XVI. Una magnífica obra del gótico isabelino donde si algo sobresale en ella es el retablo del altar mayor, formado por 28 tallas en nogal y 20 majestuosas tablas, obra cumbre del pintor extremeño Luis de Morales o conocido también como El Divino Morales, convirtiéndose en una de las joyas del arte de los retablos renacentistas extremeños.

Convento de San Francisco. Se fundó en 1570 por los VI Condes de Benavente, entonces señores de la villa y fue donado a la Orden de los Descalzos Franciscanos de San Pedro de Alcántara.

Castillo de los Herrera. Construcción probablemente de origen almohade, fue tomada por los cristianos durante el proceso de reconquista bajo el reinado de Alfonso IX de León, reconstruyéndolo con la finalidad de defender el territorio recién conquistado; y durante el siglo XVI reutilizado como castillo señorial, pasando a ser Casa Fuerte de los Herrera. La fortaleza constaba de recinto cuadrado con foso, realizado con sillares irregulares de granito, mampostería y pizarra unida con argamasa, y dos torres exteriores cilíndricas con sus saeteras y las almenas del lienzo o pared sur. A mediados del Siglo XIX el patio de armas del castillo fue utilizado como cementerio hasta la construcción del actual. En la actualidad es la sede del Festival de Cine de Terror.

Calles con historia. Paseando por la Calle San Gregorio, popularmente conocida como Calle Larga, nos encontraremos con una calle típica de origen medieval, estrecha y sinuosa, atravesada por callejas estrechas con arcos, con portadas góticas de cantería, grandes chimeneas en los tejados… y en la que, a lo largo de ella, se pueden observar escudos heráldicos en algunas fachadas, indicando el estado de nobleza de sus dueños. Estas casas palacio, de mayor riqueza que el resto de las viviendas arroyanas, datan de los siglos XVI, XVII y XVIII. Destacan cercanos a la Calle Larga, el Palacio de los Condes-Duques de Benavente, el Palacio Mayor y el Menor de Don Gonzalo de la Plata y Carvajal e Isabel Salgado o el Palacio de los Marín en la Calle popularmente conocida como la Corredera, la calle más famosa de Arroyo de la Luz, compuesta por tres calles, que conforman los 800 metros por donde discurren los jinetes y amazonas a lomos de sus caballos el Día de la Luz, fiesta grande de la localidad. En ella se encuentran varias casas burguesas de mediados de los siglos XIX y XX, que se distinguen por sus enormes proporciones, grandes fachadas y balcones, y ventanas con miradores.

Necrópolis. Enterramientos de tipo familiar que datan de época tardorromana-visigoda (siglo IV-V), aunque también aparecen algunos individuales.

Dolmen de la Higuera. Localizado en las proximidades de la estación de ferrocarril Arroyo-Malpartida. Solamente se conserva un ortostato, pieza vertical que serviría de muro.

Dolmen de la Luz. Recientemente descubierto el Dolmen de la Luz, en la Dehesa de la Luz, a falta de intervención arqueológica más profunda, pudiera datarse entre los milenios IV y III a.C.

Castro prerromano de Sansueña. Fechado aproximadamente en el siglo VI a.C. Tal vez relacionado con el pueblo lusitano que dominaba la zona.

Rollo de la villa. Es de 1503 y símbolo de la jurisdicción e independencia de la villa.

Pozo de las Matanzas. De origen medieval. Cuenta la leyenda que en esta zona tuvo lugar una cruel batalla entre musulmanes y cristianos durante la época de la Reconquista (1229). Gracias a la intervención de la Virgen de la Luz, que cegó a los moros e iluminó a los cristianos, estos se hicieron con la victoria.

Iglesia de San Sebastián, Iglesia de San Antonio Abad, Ermita de la Soledad, antigua Ermita de San Blas y San Bartolomé, que fue taller del pintor Luis de Morales siendo hoy casa privada y el Santuario Ntra. Sra. de la Luz situado a 3 km de la población, con grandes transformaciones en los siglos XVII,XVIII y XIX y cuyo origen parece estar en un primitivo templo paleocristiano. Está construido en honor a la Virgen de la Luz, Patrona de Arroyo, cuyo culto se remonta a los asentamientos romanos y visigodos que existían en la dehesa.

Arquitectura popular. Molinos localizados en varios puntos del término municipal entre ellos el río Casillas, bohíos utilizados como refugio de pastores, lavadero de lanas y baños de San Miguel junto a la Charca del Lancho, escudos heráldicos con la representación de armas de diferentes familias nobles detacando el escudo del antiguo cuartel de Carabineros, la Cruz de Leche y la Cruz de la Soledad.

PARA AMANTES DE LA NATURALEZA

Uno de los grandes atractivos naturales de Arroyo de la Luz es la dehesa, y cocretamente su Dehesa de la Luz, convirtiéndose en un espacio de biodiversidad y en un paisaje cultural donde se unen historia, folclore, artesanía, tradiciones… Tal ha sido la importancia de la dehesa en esta localidad que se ha creado el Centro de Interpretación Dehesa de la Luz.

Arroyo de la Luz también tiene importantes recursos acuáticos y humedales de interés, repartidos por todo el municipio como el Embalse de Molano, Charca Grande, Charca Chica, La Quebrá y La Rachona  destacando la Charca Lancho y el Embalse de Petit I, ambos de gran valor medioambiental y paisajístico y declarados ZEC.

El atractivo natural que ofrece se aprecia en diversas rutas por su entorno, que permiten la posibilidad de realizarse a pie, a caballo o en bicicleta.

FIESTAS TRADICIONALES

San Antón. Se celebra el fin de semana más próximo al 17 de enero con actos religiosos y la bendición de animales.

San Sebastián. Fin de semana más próximo al 20 de enero. Encendido de luminarias y otro tipo de actuaciones religiosas en honor al Santo.

Las Candelas. Su celebración data desde 1681, teniendo lugar el fin de semana más próximo al 2 de febrero.

Los Carnavales. Sus lugareños muestran sus elaborados y coloridos disfraces en el desfile que recorre las calles del pueblo.

Fiesta gastronómica de las Coles con Buche.Durante el mes de febrero se celebra esta fiesta gastronómica en las que las coles con buche son degustadas en un masivo evento popular, se acompaña la degustación de otras actividades como concursos, talleres y actuaciones musicales.Coles con buche.

Semana Santa. Durante la Semana Santa la belleza de los pasos procesionales y las imágenes se unen al hondo sentimiento religioso de la población.

El Día de la Luz. Cabe una mención especial a esta fiesta en honor a su patrona la Virgen de la Luz, que se celebra cada Lunes de Pascua, de la que ya existen datos de su celebración desde 1557, y ha sido declarada Fiesta de Interés Turístico Regional. Conmemora la batalla de Reconquista entre musulmanes y cristianos y la aparición de la Virgen de la Luz. En este día los caballos son los dueños de las calles, comenzando el día con una misa y procesión en el santuario de Ntra. Sra. de la Luz. A continuación, los caballos enjaezados se dirigen a la Corredera donde se lanzan calle abajo en veloz carrera, mostrando todo su brío y el hábil manejo de sus jinetes.

Bajada de la Virgen. Se celebra el jueves siguiente al Lunes de Pascua. La Virgen de la Luz sale del Santuario en procesión hasta la Iglesia de Ntra. Sra. de la Asunción, acompañada por los arroyanos y arroyanas con sus trajes típicos y trajes de mantillas, y portando ramos de flores que se entregan en ofrenda a la Virgen, que permanece en pueblo para su novenario.

Romería de la Virgen de la Luz. El segundo domingo de Pascua la Virgen de la Luz regresa al santuario en medio del fervor popular, y en la Dehesa de la Luz todo el pueblo disfruta de un día de campo.

Fiestas de Agosto. A partir de la segunda semana de este mes estival, verbenas, juegos populares, actividades al aire libre, rutas turísticas y el singular Día dedicado a los Olleros, llenan las calles de Arroyo de la Luz.

Ferias de Septiembre. En torno al 12 de septiembre se celebran estas fiestas. Su origen parece estar en 1805, cuando en estas fechas la condesa de Benavente pide permiso para realizar una feria anual concediéndose para finales de septiembre. En 1817 se adelantan por petición popular a la fecha en que hoy se celebran.

Romería de San Pedrino. Fin de semana más próximo al 19 de octubre. En los alrededores del Santuario de Nuestra Señora de la Luz, se celebra una romería en honor a San Pedro de Alcántara, conocido cariñosamente por los arroyanos y arroyanas como “ San Pedrino”.

SUS SABORES

La gastronomía de Arroyo de la Luz es muy rica y variada con platos muy tradicionales como las coles con buche y guisos con tencas. Según cuentan, el Emperador Carlos V se enamoró del sabor de la tenca cuando pasó por estas tierras en un viaje hacia Portugal, allá por la primera mitad del siglo XVI. Y se dice que a partir de entonces, la tenca fue para siempre un bocado de emperadores…

El embutido arroyano también tiene una gran reputación, destacando la conocida popularmente como morcilla “arroyana”.

Otras delicias gastronómicas que presenta esta localidad son los guisos de boda, engañabobos, sopa de huevos, gazpacho de poleos,…y por supuesto los apreciados productos de la huerta, procedentes de su ribera con huertas desde el siglo XVI. Y para dulces las afamadas tortas de la luz, junto a coquillos, perrunillas, bollos de chicharrones, roscas de yema…