Visita nuestros Pueblos

Monroy

A MONROY se llega desde la carretera de Monfragüe, EX 390, pasados los cruces de Santiago del Campo y Talaván, por un desvío a la derecha, la localidad más oriental de los Cuatro Lugares. También por la A-66 en el desvío de Hinojal. El origen de Monroy se debe al Señorío de Monroy del que surge la aldea. Destacan, el Castillo de Monroy, la Iglesia de Santa Cartalina, la Ermita de Santa Ana, la Villa Romana y el Arroyo del Cabril donde se puede avistar la cigüeña negra. El Castillo de Monroy, que data de la reconquista, se ha ido configurando con los siglos. Lo más antiguo es el cuerpo cuadrangular con las tres torres del siglo XIV, a lo que se añadió durante la segunda mitad del XV la barbacana (recinto exterior) y los espacios residenciales interiores.La Villa Romana de Monroy es el asentamiento rural romano más emblemático y estudiado. Los materiales constructivos son los propios del lugar: pizarra y cuarcita, además de granito y mármol. La Villa se puede visitar libremente.El 2 de febrero, Monroy celebra su fiesta más representativa, Las Candelas: las purificás con sus trajes regionales entran en el templo cantando unas estrofas al son de la pandereta, que conmemora la purificación de la Virgen cuando presentó al niño en el templo, siendo recibida por el sabio Simeón. Al día siguiente (San Blas) se reúnen para hacer y degustar los famosos caramelos de San Blas de azúcar y cacahuetes troceados.

EL CASTILLO DE MONROY

El castillo de Monroy fue erigido en el siglo XIV. El rey Fernando IV "El Emplazado" concedió un privilegio al placentino Hernán Pérez de Monroy, para construirlo y poblar el enclave con hasta cien vecinos. De esta forma nació la Villa de Monroy, a la sombra de su imponente castillo-palacio.
La fortaleza se encuentra en un altozano, desde el que se domina una amplia extensión de terreno de la penillanura trujillano-cacereña. Está dotada con un profundo foso de unos cinco metros de anchura, que fue excavado en el siglo XV para completar el sistema defensivo del lugar, muy necesario debido a los enfrentamientos de las dos ramas de la familia Monroy (señoríos de Monroy por una parte y de Belvís, Almaraz y Deleitosa por la otra).
El castillo fue perdiendo su carácter castrense a lo largo del siglo XVI, para convertirse en un palacio como otros muchos de la época. Hay que subrayar la belleza de su patio interior, de estilo plateresco.
La construcción se divide en tres áreas bien diferenciadas:
●    Primer recinto. Es el más antiguo y se corresponde con la fortaleza levantada en el siglo XIV. Tiene forma cuadrada y se halla rodeado de murallas y cuatro torres en los ángulos. Sólo se conserva la estructura original, pues las estancias y dependencias interiores se han modificado posteriormente.
●    Segundo recinto. Posee una finalidad fundamentalmente militar. Se levantó en el siglo XV como barrera defensiva, con el fin de reforzar el vulnerable primer recinto.  El objetivo pasaba por fortalecerse en los enfrentamientos con la otra facción de la familia Monroy. Está conformado por la muralla almenada con adarve, torres, cañoneras y un profundo foso.
●    Tercer recinto. Se trata del más exterior. Lo conforman las dos torres cilíndricas de la actual entrada principal y una pequeña muralla. Algunos de estos añadidos datan de los siglos XIX y XX.
El castillo de Monroy perteneció, durante muchos años, al insigne pintor y escultor Pablo Palazuelo. Este artista ganó el premio Kandinsky en 1952 y el Velázquez en 2004. Amigo de Chillida, Palazuelo expuso en lugares como París, Toronto, Pittsburg, Madrid, Bilbao, Barcelona etc. En 1974 adquirió y se instaló en el palacio monroyego, donde creó muchas de sus obras. Falleció en Galapagar en 2007, a los 91 años de edad. En la actualidad, el inmueble es propiedad de los herederos del pintor.
El castillo de Monroy ha sido declarado Patrimonio Histórico Español.

LA VILLA ROMANA

La Villa Romana de Los Términos data de los siglos IV-V después de Cristo. Se encuentra al noroeste del casco urbano, en el paraje denominado "Los Mochuelos del Tesoro". El yacimiento fue descubierto a principios de la década de los setenta. Ocupa alrededor de cinco hectáreas, repartidas en dos complejos: norte y sur.
Las villas romanas se dedicaban a producir y transformar bienes agrícolas y ganaderos, aunque también servían de residencia al propietario y su familia. Ambos espacios se hallan bien delimitados en el vestigio monroyego.
El complejo sur comprende la vivienda principal, las termas, algunos talleres y almacenes. En este complejo puede admirarse el triclinium (comedor), tablinum (salón), las cubícula (habitaciones), la cocina etc. En las termas aún pueden distinguirse el caldarium, templarium, frigidarium, apodyterium etc. En la entrada al caldarium se conserva la huella de un pie de mujer, marcada quizá de manera casual o para indicar la necesidad de calzarse en la estancia.
La vivienda se distribuía en torno a un patio central (peristilo). Éste poseía forma rectangular y unas dimensiones de unos 150 metros cuadrados. Las termas se encontraban junto a las habitaciones y hacia el norte, en una edificación separada de la casa por un estrecho pasillo.
En el complejo norte pueden contemplarse los restos de un hórreo, que servía para almacenar el grano y otros productos agrícolas. En dicha área también existían viviendas de los empleados.
En el Museo Arqueológico Provincial de Cáceres es posible admirar algunos de los restos hallados en el yacimiento.
La Villa se puede visitar libremente, estando protegida por un cerramiento metálico con accesos practicables.

LA FUENTE DE LAS AMAPOLAS

Situada junto al arroyo de las Amapolas de él recibe precisamente su nombre. La fuente estuvo techada y se restauró en tiempos de la II República, por lo que creemos que su construcción podría datar de fines del s.XIX o principios del XX. El pozo, de planta circular, construido con ladrillos, tiene cuatro brocales abiertos a media altura en arco de medio punto enmarcados en falsa cantería; el resto del muro está revocado con cal.

IGLESIA PARROQUIAL DE SANTA CATALINA

Se trata de un edificio de base rectangular y una sola nave, que fue construido a finales del XV y principios del XVI. Está compuesto por cuatro tramos, cinco construcciones complementarias adosadas y catorce contrafuertes que lo sostienen.
La fachada principal esta conformada por un vano (puerta) con arco de medio punto y dovelas rehundidas. A los lados se hallan dos columnas adosadas de fuste liso, apoyadas en pedestales prismáticos. Los capiteles son compuestos y esquemáticos. Por encima se halla un rosetón decorado con florones y cuatro círculos calados. Durante muchos años, éste fue el único aporte de luz natural al coro. 
Subiendo la vista podemos observar el actual campanario, erigido en la última reforma del siglo XIX. Está compuesto por tres cuerpos, separados por una cornisa de cantería y coronados por un capitel piramidal. Los restos del antiguo campanario aún se conservan sobre el tercer tramo de la nave.
El coro se concluyó en 1562 por parte del cantero Pedro Gómez, conocido por obras como la Casa del Sol y las Iglesias de Santiago y San Mateo de Cáceres. Ocupa todo el cuarto tramo del edificio. Se abre hacia la nave central a través de tres arcos vanos de medio punto. Está sostenido por cuatro grandes soportes (dos pilastras en los extremos y dos pilares más anchos en el centro). El frontal se remata con una balaustrada de piedra. En el centro puede admirarse un enorme escudo esculpido en piedra, perteneciente a la casa  Monroy y las Varillas. La puerta que sube al coro está trabajada en piedra arenisca y rematada por un frontón triangular, que concluye con una corona de laurel labrada en la misma piedra.
La pila bautismal del baptisterio es de granito sin decorar. Este último está cubierto con una bóveda de cañón.
La Puerta del Sol, o de Palacio, nombrada así por su cercanía al mismo, es la única que conserva el portal original y la bóveda de cañón con el escudo de la rueda de Santa Catalina en la parte superior.
Una de las capillas de la iglesia acoge una talla de la Virgen del Rosario, que procesiona cada 2 de febrero, con motivo de la celebración de la ancestral fiesta de "Las Candelas" o "Las Purificás".
El primer tramo de la Iglesia corresponde a la capilla mayor, a la que se accede a través de un arco toral, sostenido por dos grandes pilastras ancladas en la base del templo. Está cubierta por una bóveda de crucería, que crea un complicado entramado de nervios entrecruzados. Sigue la técnica de las bóvedas góticas del siglo XVI.
La capilla nobiliaria es de planta cuadrada y también posee bóveda de crucería. La decoran blasones de la casa de los Monroy.
El púlpito es una pieza labrada en granito y con forma de prisma hexagonal sin decorar, sostenido por una columna monolítica y capitel corintio decorado con torsos humanos.
El retablo es, sin duda, la joya de la corona del templo monroyego de Santa Catalina. Construido y ensamblado en el s. XVII, el retablo es obra de entalladores, escultores y pintores de Plasencia. En 1619 concluyeron los trabajos en aquella ciudad. El montaje finalizó en Monroy en 1623.
Este retablo herreriano o escurialense está tallado en madera de pino, dorada y estofada. Sustituye a otro anterior, de estilo gótico, alojado detrás del que nos ocupa.
Las tablas pictóricas representan el ciclo vital de Santa Catalina (Desposorios místicos, Disputa con los filósofos, Suplicio y Martirio), además de escenas de la pasión de Jesucristo (Anunciación, Natividad, Pasión y Flagelación). También aparecen: San Gregorio, San Bartolomé, San Andrés, Santiago Peregrino, Santiago Matamoros y el martirio de San Sebastián. 
En cuanto a las esculturas, destacan el Cristo del ático, obra de Pedro de Sobremonte, además de la Santa Catalina del segundo cuerpo, rescatada, tras una restauración, en los años ochenta del siglo XX.

CASA DEL RELOJ

La Casa del Reloj es un museo privado y familiar, fruto de las inquietudes de Paquita Gómez Ciriaco y Gervasio Reolid. Ambos decidieron rehabilitar un antiguo tinado de la localidad, para convertirlo en museo de iconos bizantinos. La primera ha sido profesora de pintura y, desde años, una experta en arte bizantino. Su marido es físico y amante de los relojes de sol. Algunos de estos milenarios instrumentos también pueden admirarse en la Casa del Reloj.

RUTAS Y EXCURSIONES POR MONROY

-Ermita de Santa Ana y molino del Cabril. Cerca de la ermita de Santa Ana, patrona de Monroy, el arroyo del Cabril se hunde y retuerce en el terreno entre fragosos pedegrales e impresionantes tajos que reciben el nombre de“El Tranco del Diablo”, hermoso paraje al que se llega por la Vereda de los Quemados y muy interesante para observar aves como cigüeña negra y búho real, entre otras. Junto a la ermita existe una necrópolis tardorromana.

-Riberos del Almonte. Tomando la carretera de Santa Marta de Magasca (CV-128) podemos llegar a los riberos del Almonte, donde cerca del puente se encuentra un molino en ruina.

-El río Almonte, declarado actualmente ZEPA, constituye en toda Extremadura uno de los pocos ríos aún vírgenes, no represado excepto en su confluencia con el Tajo, por lo que constituye un valioso corredor ecológico de biodiversidad desde su nacimiento en las Villuercas.

Más información Rutas y senderos por Monroy

FIESTAS

-Las Candelas o “Fiesta de las Purificás”. Se celebra el 2 de febrero en todos los pueblos de los Cuatro Lugares, pero es en Monroy donde más relevancia tiene y mejor se ha conservado. Se trata de una escenificación religiosa y folclórica donde se lucen los trajes típicos, en la que cuatro muchachas, cantando en procesión, llevan al Niño ofrendas.

-Romería del Lunes de Albillo. Tiene lugar el lunes después del Lunes de Gracia (Lunes de Pascua) y se trata de una romería tradicional en la ermita de Santa Ana. A primera hora de la mañana se engalanan las caballerizas, se reúnen los jinetes en la plaza y parten hacia la ermita, donde tiene lugar la misa, los cánticos, las ofrendas y la comida campestre en excelente camaradería.

-Fiestas de Septiembre. A partir del 14 de septiembre se programan verbenas y festejos taurinos, eligiéndose la reina de las fiestas y sus damas de honor.

GASTRONOMÍA

Basada en platos de la cocina tradicional extremeña, como las migas, el gazpacho, y entre las carnes el frite de cordero y el cabrito asado. Como platos locales se hace el refrito, en el que se utilizan las vísceras del cerdo. En las matanzas se suele hacer el popular arroz de matanza, elaborado a base de la sangre y el arroz cocidos. En cuanto a los postres destacan los dulces caseros, entre los que cabe citar las floretas, las roscas de piñonate, los coquillos, los repápalos y los calostros.

ALOJAMIENTOS Y RESTAURANTES

Casa Rural Bodega del Herrador
Tfno. 927280117 labodegadelherrador.com

Apartamentos Cristina
Tfno. 927280280 apartamentoscristina.com

Restaurante Casino de Monroy
Tfno.927280012