La variedad de los paisajes y de la fauna que los habita hacen de esta comarca un paraíso para los amantes de la naturaleza. Pueden empezar visitando en Malpartida de Cáceres Los Barruecos, declarado Monumento Natural en 1996. En poco más de 300 has. reúne un conjunto de pequeñas charcas y de enormes peñas redondeadas de granito que sirven de acogida a numerosas aves y donde anidan cientos de cigüeñas.

 

 

Al oeste de la capital, las primeras estribaciones de la Sierra de San Pedro anuncian las vastas dehesas de encinas y alcornoques donde habitan en libertad el ciervo y el jabalí, el águila imperial ibérica y el buitre negro, la cigüeña negra y el búho real. Aliseda es la puerta de este espacio natural de 115.000 Hectáreas que ya fue declarado en 1989 Zona Especial de Protección de Aves (ZEPA) y en 1998 Zona de Especial Conservación (ZEC).Pero no es ésta la única ZEPA de la comarca que rodea la capital.

Al noroeste, nos encontramos con los Llanos de Alcántara y Brozas, una de los espacios más importantes de Extremadura para la conservación de las aves esteparias, entre las que destacan la avutarda, el sisón, la cigüeña negra, el aguilucho cenizo, el cernícalo primilla, el milano real y el milano negro. Y desde allí podemos seguir rodeando la capital visitando tres ZEPAS más: el Embalse de Alcántara, el Embalse de Brozas y el Embalse de Talaván, en el que se pueden observar miles de grullas durante la invernada.